🚚 Envío Gratis Península 1-3 Días (laborables) - 💰 Pago contra reembolso - 👍 Garantía de Satisfacción

Los 9 cuidados esenciales para tener un perro sano


Todos queremos tener un perro más sano para que viva durante muchos años más con nosotros.

Actualmente los perros ya se han convertido en un miembro más de la familia, siendo los más queridos, igual que los miembros humanos que la componen. Seguro en tu casa pasa algo parecido, ¿verdad? :)

Por ello me gustaría compartir contigo alguna de las claves para conseguir que tu perro sea el más feliz del mundo.  ¿Comenzamos? ¡No te olvides de tomar nota!

  • Saca a tu perro a pasear a las mismas horas siempre. Si estás pensando en variar las horas en las que vas a caminar con tu mejor amigo, ¡no lo hagas! Puesto que eso podría hacer que aumente en él o ella la ansiedad y patrones de comportamiento negativo, algo que no nos interesa para su bienestar. Los perros deben salir al menos 3 veces al día, preferentemente, por la mañana temprano, por la tarde y por la noche. Recuerda que, aunque estén en un jardín, los perros necesitan de los paseos con sus amos, siendo una de las maneras más hermosas de conectar con ellos a nivel emocional. La actitud que mantengas con tu perro y cómo lo educas en los paseos va a ser determinante para su comportamiento y felicidad. Ya que ellos también necesitan que tú seas el líder de la manada para su equilibrio. Evitar los tirones de correa, las riñas innecesarias y fomenta las caricias de apoyo así como las recompensas positivas. Esta misma interacción de tu perro contigo conseguirá que sea un perro mucho más sano y feliz. Ten en cuenta que no haya lluvia intensa, demasiado calor (para evitar golpes de calor) y tampoco nieve en la zona que vayas a pasear. No es problema que tu perro huela los árboles y también los arbustos, pero vigila aquellos que están escondidos y en los que haya suciedad o mucho lodo, para evitar picaduras de insectos y también que se le agarren al manto garrapatas. Hay perros que por prescripción veterinaria, no podrán llevar correa en el cuello, sobre todo las razas pequeñas, así que tendrás que colocarles un arnés. Mucho más cómodo para ellos y sin peligros de que se hagan daño en la tráquea. Un perro feliz también necesita interactuar con otras personas y animales, por eso, enseñándolo a actuar en compañía será uno de los grandes remedios para que puedas conseguir a una mascota inteligente y bien educada.

 

  • Fomenta los juegos en familia. Los juegos hacen que el perro se sienta útil a la vez que se sienta liberado del estrés. Puedes apostar por aquellos que contengan circuitos pero también por todos los que se han utilizado hasta ahora, más tradicionales, como la pelota, los puzles para perros y los juegos inteligentes que les ayudará a desarrollar sus capacidades mentales y cognitivas. Los perros que se pueden realizar con los niños o incluso que pueden cuidar de personas mayores de la familia son animales más felices y por lo tanto, mejor integrados en lo que ellos consideran como su manada.

 

  • Mantén una buena educación, enseñándole con premios positivos. Siempre apuesta por la corrección con snacks y caricias en el lomo o en la cabeza que harán que tu perro comprenda mejor lo que quieres que haga. Se ha comprobado que aquellos perros que han sido maltratados o a los que han tratado mal, se vuelven depresivos, asustadizos y también que tienen más problemas para integrarse después. Por eso, si quieres que un perro sea feliz, trátalo como a un miembro más de tu familia, con comprensión, respeto y también tolerancia. Muestra más paciencia en las etapas que ellos más necesitan como la vejez, en donde muchas veces tienen  la movilidad así como capacidad de concentración más comprometida. ¡Ellos merecen así una ración doble de respeto!

 

  • Recompénsalo con una alimentación correcta a sus necesidades. Cada raza según su peso tiene unas características determinadas. Por eso  deberás guiarte de la ración de comida que tu veterinario o el fabricante de la marca de pienso/comida húmeda que utilices te recomiende. Cada ración de comida deberá ir acompañada de agua fresca que deberás renovar al menos un par de veces al día. La comida (pienso o comida húmeda) deberá estar hecha con ingredientes naturales así como con formulaciones exclusivas naturales que permitan la correcta absorción de nutrientes, creando una salud de hierro en tu mascota. Recuerda que muchos aditivos y conservantes así como subproductos están causando muchas dolencias y enfermedades en los animales de compañía. Con la correcta alimentación y la más sana estarás creando un correcto cuidado de tu mascota, haciendo que viva mejor y con todo su esplendor físico y mental hasta una edad avanzada. Igualmente ocurrirá con perros que tienen una dolencia desde pequeños o que por sus características, son malos comedores, teniendo que buscar productos que para ellos tengan un mejor sabor. Intenta siempre buscar aquellos que más les gusten y que mejor les sienten y verás cómo todo irá a la perfección.

 

  • Asegúrate de que está vacunado y que tiene cuidados de higiene que le corresponden por sus características físicas. Para un perro feliz también es muy importante cumplir con las vacunaciones que le correspondan al año. Intenta siempre orientarte en el veterinario y también crear un plan de seguimiento que os ayude a saber qué necesita. Por supuesto, cada perro también necesitará tratamientos adecuados a sus dolencias. No será lo mismo un perro que necesita gotas para la orejas para prevenir otitis, que otro que sufre de ojos resecos y conjuntivitis y que hay que proporcionarle un tratamiento con gotas oculares a menudo. Los buenos diagnósticos en el veterinario y los seguimientos cada 3 meses o cada 6 meses, te ayudarán a lograr que tu perro sea único, con la mejor salud y también el mejor humor. Además de esto, la higiene es muy importante; aunque no conviene abusar de los baños, es importante que siempre tengas en cuenta que al menos una vez al mes será importante bañar a nuestros mejores amigos. Utiliza siempre champús que se adapten al tipo de piel y color del manto de tu animal y entonces podrás cuidarlo sin ningún tipo de problema. Notarás enseguida como evitarás alergias en tu perro y cómo su piel se verá más bonita, haciendo que ellos estén más cómodos, preocupándose únicamente de jugar.

 

  • Cría únicamente si puedes quedarte a los cachorros o si los vas a dar a personas plenamente responsables. Si tienes hembras, deberás pensar antes de nada, si vas a permitir que tengan descendencia. Muchas hembras son protectoras hasta la médula y lo pasan mal cuando les quitan a sus cachorros. Por eso, antes de dejar que tengan perritos y arrebatárselos por cualquier motivo, piensa que podría sentir tu mascota al ser madre y ver que sus cachorros no están. Si vas a dejar que tengan perritos antes de esterilizar, piensa si puedes quedártelos o si tienes familia o amigos que puedan quedárselos y que los vayan a cuidar bien. La única manera de tener perros felices y también ayudar a otros perros a serlo es evitar los abandonos y la carga de animales en refugios y perreras. Por ello la natalidad de los mismos también debe ser un tema a tocar y analizar si quieres contribuir a que haya muchísimos perros repletos de felicidad en tu entorno. Por lo tanto, para la salud y bienestar de tu perro, considera la opción de esterilizar si es necesario.

  • En verano, hidrata a tu perro. Los climas calientes suelen ser los peores para perros que padecen de problemas respiratorios o cardíacos. Por eso, asegúrate de pasear por la sombra y también de que tu perro disponga de agua en una botellita especial para ellos que incluso tienen dosificador. No son caras y podrás encontrarlas en todo tipo de bazares y tiendas especializadas para animales. Recuerda que los cambios bruscos de temperatura también son fatales para ellos, por lo que tendrás que revisar esto y planificar bien tus pequeñas excursiones o viajes.

 

  • En el vehículo haz pequeñas paradas. Hay muchos perros que se marean en el coche, así que siempre será recomendable que hagas alguna parada al menos cada hora y media o dos horas. Hay perros que cuando son cachorros o ancianos tienen menos tolerancia a los viajes largos, así que te recomiendo que consultes con el veterinario para saber si es necesario recetarle algo para los mareos (si suelen vomitar o marearse y presentar inestabilidad)

 

  • Interpreta el lenguaje de tu perro. Aunque no les hace falta hablar, muchos nos expresan directamente lo que sienten por la postura de sus orejas y sus rabos así como por sus gruñidos, chillidos o también aullidos. Saber interpretarlos te ayudará a saber si te está pidiendo algo, si tiene sed, si está asustado, si tiene mimos o si simplemente está triste. Te librarás de muchas sorpresas si ves cómo se siente tu mejor amigo. Estudiar sus posturas también te ayudará a identificar síntomas de enfermedades, que al tomarlas a tiempo, serán más fáciles de sanar.

¡Con todos estos trucos para cuidar bien a tu perro tendrás la mascota más feliz de tu barrio!