Psicología canina, ¡las bases para educar mejor a tu perro!


Muchos profesionales (entrenadores caninos y también veterinarios) optan por apuntarte al entendimiento de la psicología canina para así poder ayudar mejor a los perros y aportar un trabajo mucho más profesional, especializado.

Si tú, en casa, tomas conocimientos acerca de la psicología canina, también estarás favoreciendo un aprendizaje mejor de tu animal de compañía, haciendo que sea más comprendido y que se integre mejor en la familia.

Vamos a ver algunos consejos que te ayudarán a vivir con una mascota, haciendo que sea una unión familiar nueva excelente.

  • 9 consejos que te ayudarán mejor a educar a tu perro antes de entrenar
    • Intenta siempre responsabilizarte de enseñarle que debe tocar y que no desde cachorro. De esta manera no tendrás problemas a la hora de conservar tus zapatillas intactas  o tus almohadones. Si desde el principio le acostumbras a saber qué será lo suyo y que no, no tendrás problemas cuando lo dejes solo/a, encontrando todo tal cual lo dejaste. Muchas personas dejan los juguetes de los perros en cajitas plegables y tienen un hueco al lado de la camita del perro o en donde siempre suelen tumbarse, para que así ellos sepan que tienen que buscar sus juguetes allí. Acerca de los juguetes para perros más indicados para ellos, podrás encontrarte con las pelotas blanditas (aptas para masticar sin sonido), los tableros inteligentes para colocar premios de comida, las cuerdas blanditas o los típicos masticables con forma de zapato o hueso.

     

    • Pon límites a la hora de jugar. La mayoría de los perros echan los dientes, cuando están jugando. Siempre mantén límites y ríñeles si es necesario (sin pegar, pero sí diciendo “no” con voz firme) para que así aprendan que no es bueno apretar. Igualmente, no será recomendable que ellos y ellas se suban encima de ti, siempre tenlo en cuenta para que no haya abusos de jerarquía, ya que para ellos si se suben indicará que ellos tienen el poder.

     

    • Educa gracias a recompensas positivas. Nunca los castigues si se equivocan o hacen algo mal en un entrenamiento. Ayúdales a entender qué están haciendo bien y así volverán a repetirlo. Las recompensas positivas no se basan solo en snacks y pequeños bocados, sino que también lo son las caricias, los abrazos y también las buenas palabras (halagos)

     

    • Puedes hablarles ya que les tranquiliza. Aunque no lo creas, muchos perros son capaces de tener una lista de palabras que sí entienden y recuerdan. En casos de ansiedad, o estrés, graba una conversación y deja que suene si tú no estás en casa, con un poco de música relajante (canto de pájaros, música de agua) verás cómo dormirán más tranquilos y como se sienten más acompañados, algo clave en la tranquilidad y felicidad del perro.

     

    • Sé un ejemplo. Al igual que ocurre con los niños, los perros absorben sentimientos y maneras de ser de sus dueños. Si sientes miedo, él o ella también lo sentirá y si tienes felicidad, él o ella también estará más tranquilo/a, haciendo que se sienta seguro y convencido de que estás bien. La agresividad y el nerviosismo se pega, por lo que es muy habitual que los dueños con tendencias agresivas hagan que sus perros tengan respuestas de conducta indeseables, o que aquellos que son tranquilos, eduquen a perros más observadores y también pacíficos. La frase popular de que los perros son como los dueños, ¡se vuelve más realidad que nunca!

     

    • Haz actividades con tu perro. Al igual que ocurre con tu familia, con las personas, los animales también demandan atención y cariños. Siempre reserva tiempo diario para pasear con ellos y para compartir tiempo de juegos. Será muy especial para todas las mascotas sentir que forman parte de una familia, “una manada” para ellos, haciendo que se desarrollen socialmente y emocionalmente.

     

    • Respeta unos horarios de comida. Siempre es importante que coman a las mismas horas. Los cachorros y las perritas que están embarazadas/con la lactancia, necesitan comer más cantidad de comida y más veces al día (sobre 3), mientras que los perros senior pueden llegar a hartarse con una o dos comidas espaciadas a lo largo del día. La comida que elijas para darle debe de ser lo más natural posible, con ingredientes saludables y elaborada con carne de primera calidad. Piensa que al igual que nosotros, mediante la alimentación se pueden prevenir muchísimas enfermedades, entre ellas la anemia, las dolencias del hígado, el colesterol etc…

     

    • Mantén la jerarquía. Tú debes ser el dueño, el que manda. Si el perro te ve débil, intentará asumir esa posición, haciendo que se produzca un desequilibrio en el hogar y también en su comportamiento.

     

    • Entiende a tu perro según sus emociones. Al igual que pasa con las personas, no hay un carácter igual en los perros. Los hay más sensibles, más espabilados, más despistados, así como perros que han sufrido por ser abandonados. Piensa en la situación del perro, ¿lo has llevado a casa desde cachorrito y es su primera familia? ¿Has adoptado a tu perro en un criador? ¿Viene de una perrera? ¿Ha sufrido de maltratos por sus anteriores dueños? Los sentimientos que participaron en las experiencias del perro, pueden influir en su comportamiento diario, y te ayudará a entrenarlo de la mejor manera.

     

    Adiestrar utilizando la psicología canina

     

    Llegados al tema del adiestramiento utilizando la psicología canina, te gustará saber que todos los perros tienen una manera determinada de responder a los hechos que les suceden.  Ellos aprenden que si hay una recompensa es porque han actuado bien y que si hay castigo, que no lo han hecho bien. Eso es algo que todos aprenden de manera instintiva y que todos podemos comprender, siendo la manera más simple de educarlos.

    Ahora se presenta el debate de que maneras de educar a un perro son más efectivas: si las de la recompensa positiva o la negativa. La respuesta negativa nunca es una opción que deberás tomar, ya que fomenta las emociones agresivas en el animal y el rencor, haciendo que se vuelvan además más desconfiados. Sin embargo, las respuestas positivas son mejores, ya que el efecto de placer que produce en el cerebro de los animales, se registra, haciendo que memoricen mejor las cosas, esperando de nuevo una recompensa. Los animales así se vuelven más curiosos, con mejor ánimo, más alegres.

     

    Cómo adiestrar a un perro de manera fácil

     

    • Es muy importante que primero desarrolles un vínculo afectivo bueno entre tú y tu perro, para que así pueda confiar en ti. Una vez sienta esa confianza, será mucho más fácil entrenarlo.

     

    • Si no comprende no debes chillar. Siempre es mejor tener paciencia y entonces, repetir varias veces. En las primeras rondas será normal que tengas que repetir más, pero será lo debido que después vayas disminuyendo las mismas.

     

    • Tomar el entrenamiento como un juego hará que todo sea mucho más sencillo. El perro se estresará menos y será mucho más rápido en procesas todo lo que desees enseñarle.

     

    • Desecha la idea de trabajar con correa. También será recomendable que no uses herramientas de castigo. Estamos viviendo una etapa de concienciación en el que se sabe que el dolor animal existe y es real. No alimentes ese dolor y siempre protege y cuida a tu animal de compañía.

     

    • Utiliza palabras sencillas y frases cortas. También alíate a la expresión corporal. Los perros la entienden muy bien de manera instantánea, la señalización, por ejemplo es un movimiento que aprenden y memorizan desde una edad muy temprana.

     

    • Busca lugares tranquilos para realizar los entrenamientos como jardines, parques para perros, una habitación donde no haya ruido y poco movimiento… La concentración es de vital importancia para que un perro logre aprender. ¡Así que tenlo en cuenta cuando quieras comenzar!

     

    • Cuando tu perro comprenda una acción y la haga, intenta repetirla al menos 2 veces por semana. Recordar le ayudará a no olvidar lo aprendido.

     

    • A la hora de elegir snacks para tu perro para darle la recompensa, utiliza aquellos que tengan aromas muy interesantes para ellos, como los del pollo o los del buey. Si te fijas, en las tiendas o en el escaparate de tu tienda online de comida para perros donde sueles comprar, habrá muchos con estas características. Intenta que sean naturales, y sin colorantes ni aditivos artificiales.

    Hay muchos métodos de entrenamiento que se pueden realizar, uno de ellos es utilizar el método de la atracción. Se suele conseguir con comida y le enseñarás su premio hasta la zona donde querrás que se tumbe o se siente. Lo memorizará y terminará haciendo lo mismo solo por conseguir otra recompensa. Uno de los métodos de entrenamientos más utilizados es la captura, en la que le darás comida una vez cumpla con lo que deseas que haga, haciendo que el perro memorice lo que tiene que hacer igualmente.

     

    Hay casos en los que no se podrá hacer un entrenamiento. Ocurre cuando un perro está delicado de salud, así como cuando un perro es senior y han disminuido sus capacidades (auditivas o visuales), los cachorros también son más difíciles de entrenar, por lo que será bueno a que esperes al año para poder comenzar con los juegos de entrenamiento. Normalmente, valdrá con que comiences con 3-5 minutos, llegando como máximo a un tiempo de 8-10 minutos.

     

    ¿Te gusta cuidar a tu fiel amigo? >


    Dejar un comentario


    Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados